Cachorros disponibles

Los cachorros se entregan con certificado veterinario, desparasitados, vacunados, con microchip, pasaporte Español (europeo), inscripción de la camada en la Real Sociedad Canina de España, miembro del F.C.I, justificante del L.O.E (pedigree), contrato de compra, factura, garantía sanitaria. Asesoramiento profesional en la posterior socialización, impronta y educación del ejemplar. Cachorros de Cane Corso Italiano, disponibles en Cantabria. Los cachorros son entregados con 60 días de edad, con sus vacunas, pasaporte europeo, justificante de L.O.E (pedigree), contrato de cesión, factura, microchip, y desparasitados. Para más información visita condiciones de entrega de nuestros cachorros.

  • Este cachorro(a) está :
    Disponible
  • Este cachorro(a) está :
    Disponible
  • Este cachorro(a) está :
    Disponible
  • Este cachorro(a) está :
    Disponible
  • Este cachorro(a) está :
    Disponible
  • Este cachorro(a) está :
    Disponible
  • Este cachorro(a) está :
    Disponible
  • Este cachorro(a) está :
    Disponible
  • Este cachorro(a) está :
    Disponible
  • Este cachorro(a) está :
    Disponible
  • Este cachorro(a) está :
    No Disponible
  • Este cachorro(a) está :
    No Disponible

Educar a un cachorro no es tarea fácil

Desde que un cachorro llega a casa, debes dejarle claro lo que esperas de él y someterlo a una disciplina básica sin problemas. Desde su nacimiento, un perro vive infinidad de experiencias que van fraguando su personalidad y, en ese camino, resulta esencial tu intervención como educador.

La educación de un cachorro va más allá de enseñarle signos elementales de obediencia, pues la socialización y el aprendizaje de la conducta higiénica representan objetivos ineludibles y, además, urgentes, para que tu cachorro se convierta en un perro equilibrado y saludable. El marco temporal para lograr su correcta socialización se mueve entre la séptima y la decimosexta semana de vida, quedando prácticamente bloqueada su aptitud para el aprendizaje en torno a los 5 meses.

La orden de acudir a tu llamada, por supuesto siempre la misma, debe ser contundente e ir acompañada de gestos elementales. Una vez el perro ha obedecido, es esencial una recompensa que le haga agradable su disciplina y, para que no asocie la obediencia con el fin del juego, conviene prolongarlo un ratito a su lado. La orden de sentarse es muy útil cuando se descontrola por una determinada situación, con este hábito es fácil inculcarle el respeto a cualquier persona que se le acerque.

La aceptación de la correa durante los paseos supone con frecuencia otro objetivo complejo. Hasta que no dé muestras de normalidad, es recomendable huir de tirones y azotes con la correa, opta por parar y decir \"no\" o \"quieto\", reanudando la marcha cuando se haya tranquilizado.

Conseguir tener un perro equilibrado es uno de los mayores logros posibles en la educación canina. Se trata de evitar que se vuelva sobreestimulado o histérico y que sepa alternar el juego con el reposo con naturalidad. Para ello, deberás procurar que su primera toma de contacto con los nuevos elementos del entorno (coches, bicicletas, personas, etc.) le resulten agradables.

Educar un Cane Corso