Cachorros disponibles

Los cachorros se entregan con certificado veterinario, desparasitados, vacunados, con microchip, pasaporte Español (europeo), inscripción de la camada en la Real Sociedad Canina de España, miembro del F.C.I, justificante del L.O.E (pedigree), contrato de compra, factura, garantía sanitaria. Asesoramiento profesional en la posterior socialización, impronta y educación del ejemplar. Cachorros de Cane Corso Italiano, disponibles en Cantabria. Los cachorros son entregados con 60 días de edad, con sus vacunas, pasaporte europeo, justificante de L.O.E (pedigree), contrato de cesión, factura, microchip, y desparasitados. Para más información visita condiciones de entrega de nuestros cachorros.

  • Este cachorro(a) está :
    Disponible
  • Este cachorro(a) está :
    Disponible
  • Este cachorro(a) está :
    Disponible
  • Este cachorro(a) está :
    Disponible
  • Este cachorro(a) está :
    Disponible
  • Este cachorro(a) está :
    Disponible
  • Este cachorro(a) está :
    Disponible
  • Este cachorro(a) está :
    Disponible
  • Este cachorro(a) está :
    Disponible
  • Este cachorro(a) está :
    Disponible
  • Este cachorro(a) está :
    No Disponible
  • Este cachorro(a) está :
    No Disponible

Los molosos en Egipto y Anubis

En Egipto, a partir de la invasión del bajo Egipto en el siglo XVII a. C. por los hicsos, pueblo procedente de la zona de Canaán (Siria-Palestina), se introdujo el caballo, el carro de guerra y los molosos, que atacaban junto a los carros de guerra de sus amos.

Los perros en Egipto siempre fueron muy respetados, ya fueran molosos o lebreles, y estaba prohibido matarlos bajo pena de muerte. Su dios Anubis se representaba como un hombre con cabeza de perro, cuyo cometido era ser el conductor de las almas al reino de las sombras.

No es extraño, por ello, que desde el Imperio Antiguo (2686-2173 a.C.) los egipcios se hicieran representar junto a sus mascotas en los muros de sus tumbas, en las estelas funerarias y en los sarcófagos. El poder mágico y religioso que se atribuía a la imagen en el Egipto faraónico (ya fuese en forma de escultura, relieve o pintura) aseguraba que el dueño y el animal que él quería, así representados, siguieran gozando de la mutua compañía en el Más Allá.

Los molosos en Egipto