Cane Corso, la casi extinción

Junto con la industrialización llegó la modernización de la agricultura y de los sistemas de cría de animales; también disminuyó el número de animales salvajes y aumentó el empleo de las armas de fuego (que derivaron en distintas técnicas de caza);todo esto redujo algunos usos tradicionales de la raza. Por estos motivos la difusión del Cane Corso disminuyó considerablemente y más con el comienzo de la Segunda Guerra Mundial, ya que muchos granjeros se vieron obligados abandonaron sus tierras y animales.

A causa del abandono de las tierras por parte de los trabajadores del campo, la raza fue olvidada; recordemos: una raza que posee antiquísimos orígenes ligados a las tradiciones rurales, particularmente en la sureña Puglia y que estaba al servicio del hombre en las tareas agrestes y el cuidado de los animales.

La situación a inicios de los años ‘70 era preocupante para la supervivencia del Cane Corso, ya en esa época se encontraba reducido a un modesto número de ejemplares que ni siquiera eran considerados por la cinofília oficial, a pesar de las advertencias de algunos apasionados cinófilos.

La raza fue salvada gracias a la perseverancia de estos últimos y gracias a algunas personas, particulares, que mantuvieron con vida los pocos ejemplares que habían quedado.

Con la recuperación y la precisa selección de sujetos típicos, se produjo un vuelco hacia la reproducción de ejemplares rústicos, atléticos, forzudos y resistentes.

He podido en uno de mis viajes, conocer al señor Enzo Galiardi en Calabria criador de 4° generación de Cane Corsos. Ojalá cada día más personas descubran esta magnifica raza italiana.

Cane Corso, la casi extinción


¿Quieres que te llame?

: