Socializar el perro para las visitas al veterinario

Muchísimos propietarios de Cane Corso y razas medianamente grandes, me han hablado de lo incomodo que es llevar su perro al veterinario. Algunos perros tienen temor, incluso tiemblan una vez bajan del coche y localizan la puerta del veterinario. Y en el fondo es normal nuestro amigo actué así, ya que si no socializamos correctamente a nuestro Cane Corso todo será siempre más difícil.

Socializar un perro es una tarea dura pero que nos ahorra mil problemas futuros, como una simple visita al veterinario, tener en cuenta que la mayoría de las veces les bajamos del coche caliente, le subimos a una mesa fría que resbala y llega un desconocido a tocarle, aplicar inyecciones, curas y exploraciones molestas, etc.

Con lo cual es importante conocer y practicar estos consejos habitualmente, desde la más temprana edad de nuestro cachorro de Cane Corso.

Socialización:
Desde cachorro acostumbraremos a nuestro perro a tener contacto con personas nuevas y les pediremos exploren suavemente a nuestro cachorro, incluso pediremos que gentilmente explore su boca unos breves segundos. Este ejercicio es importante y no debe durar más de un minuto. Recuerda hacerlo gentilmente, placentero y divertido.

También debemos similar visitas al veterinario, pásate con tu cachorro a decir un simple hola, deja salude el veterinario y personal de la clínica, márchate y en la puerta le entregas una golosina. Este ejercicio no debería durar más de 5 minutos, y debemos repetirlo varias veces durante las primeras semanas del cachorro en nuestra casa. Con ello nuestro Cane Corso tendrá un buen recuerdo de su experiencia, será divertida, placentera, fijaremos una correcta conducta y actitud hacía ese lugar muchas veces temido.

Seguridad:
Aunque nuestro Cane Corso sea un angel inofensivo o este adiestrado, debemos concienciarnos de levarlo siempre con un bozal, una correa corta y fuerte que permita controlar bien el perro.

Debemos darnos cuenta de cuando se muestra nervioso nuestro Cane Corso al llegar a la clínica, en ocasiones muestra miedo e intenta alejarse. Cuando esto ocurra, debemos tranquilizar al perro con nuestra voz, y si fuera necesario aumentaremos la presión sobre él, debes estar muy alerta y mantener un control estricto del perro.

Socializar el perro para las visitas al veterinario


¿Quieres que te llame?

: